Rutas e historias de montaña mas o menos normales, y alguna cosa mas…

miércoles, 18 de abril de 2012

CIRCULAR EN EL MONTMELL


PUIG DE LA COVA Y TALAIA DEL MONTMELL

La recuperación de Encarna me ha obligado a “guardar casa”. Durante unas semanas me he olvidado del Pirineo y de las excursiones largas. Las únicas “licencias” que me tomado han sido algunas matinales en lugares cercanos a Begues. Una de estas salidas fue una interesante ruta circular alrededor de la Juncosa de Montmell que realicé con Santiago, Mel (su perra) y Pot. El recorrido, que enlaza  el Puig de la Cova y la Talaia de Montmell (los dos Cent Cims de la zona), es algo largo (11.5 Km y unas 4 h de marcha efectiva) pero se hace muy bien.   


Fecha
Sábado 31 de Marzo del 2012
Asistentes
Santiago, Enric, Mel y Pot
Zona
Macizo del Montmell.  Baix Penedes. Catalunya
Inicio/final ruta
La Juncosa de Montmell. Aparcamiento junto el campo de futbol. A pocos mts hay una fuente.
Como llegar
Seguir AP2 dirección Lleida y dejarla en la salida 12 (La Bisbal de Penedes). Después del peaje tomar a la dcha la T-240. Pasar una gasolinera y llegar a una rotonda donde sale la TV-2401 que en 6Km lleva a la Juncosa. El aparcamiento esta después del pueblo.
Recorrido
La Juncosa (aparcamiento)- Cementerio-Rotonda de la TV-2401- Cortafuegos-Pîsta-Barranco-La Cova-Puig de la Cova-Pista-Coll de l’Arca-Talaia de Montmell-Cima S (La Creu)-San Miquel (opcional)- Area Recreativa del Montmell-Pista-La Juncosa (aparcamiento)
Noche
No
Horario
Total
4 h 58 min
Efectivo
4 h (a ritmo muy tanquilo)
Cota (m)
Mínima
364 (Barranco que va a La Cova)
Máxima
857 (Talaia Montmell)
Climatología
Buen tiempo
Nieve-hielo
No
Desnivel (m) (1)
Ascenso
695
Descenso
 695
Distancia (Km)(1)
11.4
Dific.Física
Media
Dific.Orientación
Baja
Dific.Psicológica
Baja
Dific.Técnica
Baja
Material
Senderismo
Cartografía
Mapa Comarcal Baix Penedes. 1 :50000, ICC
Bibliografía
Valoración
Sencillo e interesante recorrido senderista circular de media jornada, en una zona cercana a Barcelona, que permite enlazar las dos cimas mas importantes (que también son Cent Cims)  del entorno de la Juncosa del Montmell
Comentarios
Evitar en épocas calurosas.
Desde el Puig de la Cova puede bajarse a la Juncosa rápidamente y sin problemas, tomando una pista que sale a la izquierda pasado el primer collado que encontramos al bajar de la cima.
Con perros…
Recorrido sin ningún problemas. Prever llevar agua (no hay ninguna fuente ni riachuelo)
Track (en formato gpx):
 (1) A partir del análisis del track con Base Camp    



Sábado 31 de Marzo del 2012. Pot gimotea insistentemente y se mueve nervioso en el asiento trasero del coche. Oye los ladridos de Mel, que también está montando su show en el vehículo de Santiago. Pasan unos minutos de las 8.45 h y somos los únicos ocupantes de la zona de parking que hay junto el campo de futbol de la Juncosa de Montmell (situada en las afueras y al NE del pueblo). Tras saludarnos liberamos las dos fieras. De inmediato, y sin ningún miramiento, corren y se persiguen sin parar, dando vueltas a nuestro alrededor. ¡Cuanta felicidad y vitalidad juntas…!

Mientras que los perros se lo pasan en grande, nosotros nos cambiamos de calzado, calibramos el GPS y acabamos de preparar las mochilas. Aun estamos en sombra y el ambiente es algo frío. El cielo, azul y casi libre de nubes, indica que esta situación cambiará dentro de un rato. La excursión matinal de hoy tiene dos alicientes. El primero, ser la primera vez que Santiago y yo salimos al monte con los perros. El segundo, enlazar el Puig de la Cova (al E de la Juncosa) con la Talaia de Montmell (al N del pueblo) realizando una ruta circular. Las dos montañas forman parte del listado de los Cent Cims, por lo que la ruta propuesta es una buena manera de “tachar dos picos de un tiro”. Tras 10 minutos largos de preparativos, atamos a las fieras y empezamos a caminar (8.00 h, 434 m).

Desde la zona de aparcamiento seguimos la calle en dirección al pueblo (SO). Llegando a las primeras casas, giramos a la izquierda (SE), para subir por una calle lleva al cementerio. Dejamos atrás el camposanto y, por un camino-pista, descendemos unos metros  (SO) hasta la carretera que permite ir a Aguaviva sin entrar en la Juncosa. Luchando por controlar a los chuchos (que tienen ganas de correr a sus anchas) continuamos al sur por la carretera unos 300 m y llegamos a una rotonda (8.10 h, 410 m). Al este, aún en sombra, la mole del Puig de la Cova cierra el horizonte.

Dejamos el asfalto para seguir (sin camino, terreno algo incómodo) una especie de cortafuegos que va (SE) unos metros por debajo y paralelo a la carretera de La Bisbal del Penedes. Los perros vuelven a ser libres y felices. Nosotros también… No tardamos en encontrar una pista que, con una amplia lazada, baja al fondo de un barranco (8.19 h, 364 m). La pista sigue unos metros por el mismo. Después gira a la izquierda y empieza a subir. En este punto sale un camino (poco evidente) que va (NE) por el lecho del barranco. La senda está poco marcada (algún hito y viejas señales de pintura) pero al seguir el fondo de la torrentera no tiene pérdida. Después de caminar unos minutos al NE, el barranco gira a la derecha (E) y se encamina hacia el centro de la vertiente occidental del Puig de la Cova. La subida se acentúa y encontramos algún breve y sencillo paso rocoso. Sin ningún problema alcanzamos un amplio techo-desplome alargado y semicircular conocido como La Cova, que da nombre a la montaña (8.45 h, 483 m). En la roca gris-rojiza descubrimos las chapas (algunas medio oxidadas) de antiguas vías de escalada. Buenas vistas de La Juncosa y sus alrededores. Unos minutos de parada y proseguimos la ascensión.

El camino sale de La Cova por la izquierda (N). Un flanqueo ascendente, por terrreno algo inestable, nos lleva a un amplio cordal cubierto de matorrales. Ascendemos (E) por el mismo, intentando no perder la senda que a veces es poco clara (los matorrales pinchosos desaconsejan ir campo a través). Las vistas de la montaña de la Talaia de Montmell (donde iremos mas tarde) son notables y amenizan una subida monótona y sin historia. El sol nos atrapa estando bastante arriba. Poco después el cordal pierde pendiente y llegamos a la pequeña y horrible caseta de antenas de la cima del Puig de la Cova (9.14 h, 672 m).

Hacemos un alto para comer, beber y disfrutar de las vistas, que al sur y al este están mermadas por las neblinas matinales. Todo va bien hasta que Santiago reparte un plátano entre los perros. Me sorprende ver que Pot, que nunca ha querido saber nada de frutas y verduras, engulle lo que le dan y pide mas. El problema es que también amenaza con gruñidos a Mel para  que no acepte mas comida de su amo. En unos instantes, el buen rollo que hasta ahora había entre los dos bichos, se transforma en fuerte agresividad por parte de Pot (que por dos veces agrede a su compinche) y acojono por parte de la pobre Mel, que gimiendo busca seguridad junto a su dueño. Resolvemos la situación atando a Pot, que protesta ruidosamente mientras me mira con cara de extrañeza. Se que son cosas de perros, pero no me gustan nada…

Tras casi media hora de accidentada parada, remprendemos la excursión (9.37 h). Volver a la caminata, y que no haya comida de por medio, hace que desaparezca la agresividad de Pot, que vuelve a ser el de siempre.  El siguiente tramo de la excursión no tiene ningún problema. Basta seguir la pista que, en dirección N-NE,  va del Puig de la Cova al Coll de l’Arca. Primero bajamos a un amplio collado (9.46 h, 600 m). Después la pista asciende brevemente y traza una curva (una senda permite atajar, pero se ahorra bien poco).  En medio de esta curva sale otra pista a la izquierda (O), que permite bajar directa y rápidamente a La Juncosa. Nosotros continuamos por la pista principal. Yendo casi siempre por la vertiente izquierda (O) del cordal,  presenta desniveles menos importantes y permite caminar cómoda y relajadamente. A ritmo de paseo y haciendo numerosos altos fotográficos, tardamos una media hora en llegar al Coll d’Arca (0.15 h, 606 m). Cruzamos la carretera que va a Aguaviva e iniciamos el ascenso al segtundo pico del día.

El camino que lleva a la Talaia de Montmell no tiene pérdida. Sigue el cordal oriental de la montaña, salvando algunas pequeñas elevaciones. El terreno cubierto de arbustos y prácticamente sin árboles, presenta signos evidentes del gran incendio que hace años barrio esta zona. Una última subida mas larga y sostenida, nos lleva hasta un hombro-collado alargado situado al NE de la cima (poste señalizado, 10.59 h, 793 m). Giramos a la izquierda (SE) para seguir la senda, siempre clara que, tras salvar una nueva elevación, nos lleva hasta la cumbre de la Talaia (11.10 h, 861 m). Nuevo alto.

De las distintas veces que he visitado esta cima, hoy es cuando la encuentro mas deteriorada. El poste geodésico con pintadas. De los numerosos pesebres que antes poblaban la cumbre ahora solo quedan un par y están medio destrozados. El azote vandálico también ha llegado hasta aquí. Una lástima… Para prevenir problemas ato a Pot y damos de comer y beber a los dos perros por separado. La correa impide que el hasta hoy “amigable e inofensivo pequeñín” se abalance de nuevo sobre Mel con malas intenciones. Pero los signos hostiles (gruñidos, enseñar los dientes, cola hacia arriba,etc) son bien visibles. Con la fiera controlada, nos sentamos en la peana del poste, comemos y bebemos tranquilamente. Disfrutamos de las vistas (amplias pero hoy poco evidentes) y hacemos fotografías. Tras veinte minutos de descanso, recogemos los bártulos y nos vamos para abajo (11.39 h).

El descenso de la Talaia de Montmell lo realizamos por  su vía normal. El camino baja por el cordal SO hasta un  collado y después sube a un zona mas llana que, en ligero descenso, nos lleva hasta la cima sur de la montaña (La Creu) coronada por una enorme y nada bonita cruz de hormigón (12.02 h, 780 m). Breve alto para hacer un par de fotografías. Reculamos unos metros hasta un collado. La senda baja desde el mismo y pasa unos pocos metros por debajo de otro collado situado al pie de la punta donde estan las ruinas del Castell de Montmell (al que se puede subir fácilmente). Después gira a la izquierda e inicia un fuerte descenso (S) por una canal pedregosa e inestable.

Tras perder unos 40-50 metros de desnivel, el sendero abandona la canal por la derecha (no demasiado evidente) y realiza un flanqueo descendente que finaliza (a escoger) en el ancho camino que va a la cercana ermita de Sant Miquel (colgada entre las rocas), o (siguiendo una senda que baja menos) en la misma ermita. Como que se nos hace tarde, y ya conocemos el templo de otras veces, optamos por el camino ancho (12.21 h, 677 m). Por el mismo bajamos rápidamente, pasando cerca del inicio del espolón Guerrero (una sencilla vía de escalada que esta en nuestra lista de pendientes). Unos minutos mas tarde el camino finaliza en una pista (cadena, 12.27 h, 626 m). Al otro lado de la misma vemos la Esglesia Nova de Sant Miquel y, unos metros mas abajo, el Area Recreativa del Montmell, a la que se puede llegar en coche y donde ya hay gente.

El último tramo de la excursión es el mas feo, aburrido y con menos historia. Se trata de ir siguiendo la pista (al principio puede atajarse), que baja al sur hacia la Juncosa de Montmell. Poco antes de situarnos a la altura del pueblo, dejamos la calzada de tierra (12.53 h, 487 m) y bajamos (SE) por caminos que enlazan distintos campos. El atajo nos lleva directamente a la zona de aparcamiento donde dejamos los coches (13.02 h).

Tras beber y refrescarnos en un fuente que hay a pocos metros, recogemos los trastos y los perros (que ahora están la mar de amigos), nos despedimos, e iniciamos el viaje de vuelta a casa. La excursión no ha sido nada del otro mundo, pero nos ha permitido movernos y pasar una mañana la mar de agradable. A pesar de las machadas perrunas de Pot…

La ruta en imágenes 
(Recomendamos ver como como presentación -mas calidad- . Para ello pulsar en la foto y después el botón "pantalla completa") 


EniEn - Marzo 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada