Rutas e historias de montaña mas o menos normales, y alguna cosa mas…

martes, 11 de marzo de 2014

PUIGCABRER Y SERRA DE LES GUIXERES

UN CENT CIM POPULAR Y UNA SIERRA POCO VISITADA

Yendo de Montblanc a Valls por la C14, a la izquierda del valle del río Francolí y antes de llegar a La Riba, llama la atención una larga cresta rocosa que separa las comarcas de la Conca de Barbera (al N) y l’Alt Camp (al S). Es la Serra de les Guixeres. En el extremo sur de la misma, mas allá de un collado muy marcado, una elevación algo mas baja (El Serret del Querol) domina el pueblo de La Riba. Su cima (el Puigcabrer) esta coronada por la Torre de Petrol, que se ve desde lejos. Nos habíamos mirado con curiosidad estas montañas. Pero como en tantas otras, el interés se esfumaba en cuanto desaparecían de la vista. Hasta que la inclusión del Puigcabrer en el listado ampliado de los Cent-Cims cambió esta situación…

Así fue como, un domingo de buena mañana, me encontré estudiando mapas de la zona y buscando en Internet. Quería encontrar un recorrido circular que permitiera subir el Puigcabrer y la Serra de la Guixeres, preferiblemente por la cresta. Del primero hay información. De la segunda nada de nada. Escogí una vuelta circular publicada en Wikiloc que, partiendo de La Riba, primero sube el Cent Cim y después rodea la Serra en sentido anti-horario. Respecto a cómo alcanzar la cumbre de esta última, confiaba encontrar la manera sobre el terreno… Definido el itinerario de la excursión tocaba llevarlo a la práctica. Desperté a Encarna y a Pot, preparamos los trastos y nos pusimos en ruta…

Fue una salida de contrastes, caracterizada por un intento salvaje y jabalí de recorrer la Serra de les Guixeres. La vegetación pudo con nosotros y tuvimos que darnos la vuelta… Mas adelante encontramos el único sendero que sube a la cumbre de la Serra. Fue una gesta sencilla y solitaria que saboreamos como si se tratará de un tresmil… Respecto del Puigcabrer (el Cent Cim) poco a decir. Bonito y bastante concurrido, se sube en menos de una hora por un buen camino que sale de la Riba, y tiene unas vistas… 





















FICHA TECNICA
Tipo Actividad
Senderismo
Fecha
Domingo 23 Febrero 2014
Asistentes
Encarna, Enric y Pot
Zona
Límite de las comárcas del Alt Camp y de la Conca de Barberà, al SO de Montblanc (Tarragona)
Inicio ruta
La Riba, aparcamiento de la estación del tren (248 m). Se llega desde Montclam (salida APII) por la N-240 y después la autovía C-14 (PK  28.3 aprox)
Final ruta
Recorrido
Ver tabla adjunta
Cent Cims  (*)
Puigcabre (Torre d’en Petrol)
Noche
No
Horario
Total
7 h
Efectivo
4 h 53 min (#)
Cota (m)
Mínima
230 (C-240z,  La Riba)
Máxima
709 (Cima Serra de les Guixeres)
Climatología
Buen tiempo. Viento frío
Nieve-hielo
No
Desnivel Acum (m)
Ascenso
850  (#)
Descenso
850 (#)
Distancia (Km)
16.2 (#)
Dificultad global
Media
Dific.Física
Media- Alta. Algunos tramos de ascenso por senda o camino bastante duros
Dific.Orientación
Baja (#)
Dific.Psicológica
Baja (#)
Dific.Técnica
Baja (#)
Material
Senderismo. Se desaconsejan los pantalones cortos si se sube a la cima de las Serra de Guixeres
Cartografía
“Camins de l’Alt Camp”, 1:40000, Ed.Piolet, 2012
Bibliografía
Para la subida a la Serra de les Guixeres no conocemos bibliografía
Valoración
Bonita e Interesante circular que combina la subida a una montaña sencilla y concurrida con la ascensión (sin dificultad pero mas complicada) a una sierra raramente visitada. Grandes vistas.
Comentarios
-Se desaconseja en épocas calurosas
-Buena parte del recorrido es por pistas, pero no resulta nada pesado.
-El ascenso a la Serra de les Guixeres sólo es factible por la senda (hitos y marcas rojas) que sale del collado del Turó d’en Manel. El recorrido de la cresta es impracticable por la vegetación.
-Desestimar la senda que sale a la izquierda en el collado de Mas Gínjol. Alcanza la cresta de la sierra pero no tiene continuidad
-Hay un buen camino que sale a la izquierda, poco antes de la cima del Puigcabrer, que baja directo al collado de la Sivina y puede ahorrarnos unos 10 minutos de caminata por la pista
-En el retorno desde el Coll Vell poner atención a los cruces de pistas y, ya al final, al lugar donde empieza el tramo de sendero que baja a la pista cementada que lleva a la carretera (Molí de l’Estret)
Con perros…
Sin problemas (#). Prever llevar agua para el peludo (terreno seco y sin agua)
Track (en formato gpx): Hemos depurado el track suprimiendo los tramos de las tentativas en la cresta
(#) Sin contar las variantes realizadas en el intento de recorrido de la cresta de la Serra de les Guixeres
(*) Se indica si la ruta incluye el ascenso a algún pico del listado de Cent-Cims de la FEEC
El desnivel y la distancia se obtienen a partir del track con Garmin BaseCamp
La estimación de la dificultad se realiza considerando la actividad como excursión/ascensión y no como escalada.
Si la actividad comporta escalda u otra disciplina técnica, se indica específicamente

RECORRIDO
Lugar de la ruta
Altura (m)
Distancia
Km
t.parcial
(min)
t.acum    (h:min)
Comentario
La Riba. Estación tren
248
0
0
0:0

Inicio camino al Puigcabrer
247
0.4
6
0:06

Grau Cansaladeta
403
1.3
23
0:29

Cordal
463
1.5
10
0:39

Puigcabrer (Torre del Petrol)
524
2.0
13
0:52
Cent Cim
Pista (carretera dels Moros)
403
2.7
12
1:04

Collado de Sivina
437
3.2
10
1:14

Collado del Turo de Mas Gínjol
566
5.0
29
1:43

Collado del Turo d’en Manel
585
6.1
16
1:59

Cordal cimero de la Serra de les Guixeres
691
6.6
20
2:19

Cumbre de la Serra de les Guixeres
709
6.8
8
2:27

Collado del Turo d’en Manel
585
7.7
20
2:47

Inicio subida al Coll Vell (instalación gas)
469
9.1
19
3:06

Coll Vell
567
9.6
13
3:19

Cruce (inicio pista retorno)
560
9.7
2
3:21

Cruce antes del Tossal de Moragues
560
10.9
18
3:39

Dejamos pista pral (curva cerrada a dcha)
361
13.6
33
4:12

Inicio sendero (dejamos pista)
358
14.5
12
4:24

Pista cementada
270
15.3
13
4:37

Molí de l’Estret (seguir por crta C240-z)
241
15.5
4
4:41

La Riba.Estación tren
248
16.2
12
4:53


CARTOGRAFIA
Nota: Hemos suprimido los tramos de las tentativas de la cresta


 CRONICA

Domingo 23 de3 Febrero del 2014. Tras una hora larga de viaje dejamos el coche en la estación del tren de La Riba (248 m). El día pinta bien y es algo tarde, pero pensamos que hay tiempo de sobras para realizar la excursión que hemos planeado. Primero subiremos al Puigcabrer (un Cent Cim). Después bajaremos hasta una pista (la carretera dels Moros) que recorre la vertiente SE de la Serra de les Guixeres. En este tramo esperamos encontrar alguna senda que nos permita alcanzar la cumbre de la montaña, si es posible por la cresta. Después iremos hasta el Coll Vell, en el extremo NE de la Serra. Ahí iniciaremos el retorno a La Riba, que haremos encadenando distintas pistas de la vertiente NO. La ruta es larga (unos 16 Km).Pero como que el desnivel acumulado no es excesivo (850 m de subida y otros tantos de bajada) y se va por buen camino, en unas 6 horas esperamos estar de vuelta. A las 10.46 h empezamos a caminar…

Dejamos la estación bajando (SO) por la única calle que llega a la misma. Giramos a la izquierda y seguimos otra calle que pasa bajo la vía del tren y la autovía C16. No tardamos en encontrar a la izquierda un grupo de casas (barrio de la Rápita). Ahí hay un poste señalizador que indica el inicio del camino del Puigcabrer (10.54 h, 247 m).

La subida empieza con un tramo cementado y con escaleras que pasa entre las casas. Dejamos atrás las construcciones y seguimos subiendo. A nuestras espaldas hay una buena vista de La Riba. En unos minutos llegamos a una zona mas llana (11.02 h, 308 m). Arriba, en el extremo derecho (E) del cordal, vemos la Torre de Petrol (cima del Puigcabrer). La senda gira a la izquierda y gana inclinación mientras se dirige a unas bandas rocosas que hay mas arriba. Salimos a una antigua pista (poste indicador) que dejamos poco después (otro poste, 11.09 h, 359 m). Una lazada a derecha–izquierda nos conduce al pie de la barrera rocosa. Entonces giramos a la derecha y flanqueamos para ir en busca de una canal ancha y abierta que cruza la zona de paredes. Un nuevo poste dice que estamos en el Grau de la Cansaladeta (11.19 h, 403 m). Seguimos subiendo entre las rocas, primero en diagonal a la izquierda (NO), después al norte con algunas lazadas. En unos diez minutos alcanzamos el extremo occidental del cordal del Serret del Querol (11.29 h, 463 m).

El sendero continua al este, superando los suaves escalones de la carena. Las vistas son notables en todas direcciones. Las que mas nos interesan están al norte, en la Serra de les Guixeres, cuya cresta nos parece mas larga y abrupta de lo que pensábamos. Pasado el último rellano antes de la cima, vemos a la izquierda un camino que baja directo al collado de Sivina (11.38 h, 505 m). Poco después alcanzamos la cumbre del Puigcabrer (11.42 h, 524 m, poste indicador).

Desde La Riba han sido poco mas de 50 minutos y unos 300 metros de desnivel. Una ascensión rápida, por buen camino y con buenas vistas. Estamos solos. El sol palia el ambiente frío que acentúa un viento racheado. La parada es obligada. Moviéndonos unos metros disfrutamos de buenas vistas en todas direcciones. Al NO La Riba con la Serra de Prades como telón de fondo. Al NE la Serra de les Guixeres. Al O la Serra Gran. Al S la gran llanura en la que distinguimos las poblaciones de Picamoixons (al pie de nuestra montaña), Valls y Alcover. El otro interés de la cima es la Torre de Petrol. Curioso nombre… De unos 5 metros de ancho y unos 8 de alto,  fue construida en el S.XIX durante la guerra carlina para vigilar el Estrecho de La Riba. El nombre es consecuencia de varias circunstancias que podéis encontrar en el blog “Muntanyes i camins (i altres histories…)” http://muntanyesicamins.blogspot.com.es/2012/06/el-puig-cabre-i-la-torre-del-petrol.html.

El ruido de voces anuncia la llegada de varios grupos de excursionistas que suben, unos por donde hemos venido, otros por el camino de Picamoixons. El fácil acceso y las vistas de este pico hacen que sea un lugar normalmente concurrido. Cogemos los bártulos y abandonamos la cima (11.55 h). Ahora toca dirigirse a la Serra de les Guixeres, cuyo ascenso suponemos que será mas aventurero. No nos imaginamos cuanto…

Bajamos al sur, por el camino de la ruta de Picamoixons. De características similares al que seguimos a la subida, el sendero no presenta mas problema conservar el equilibrio cuando se pisa alguna de las muchas piedrecillas redondeadas que hay en el suelo. No tardamos en cruzarnos con una familia. Poco después nos detenemos para hacernos una foto en una cabaña de piedras que hay al lado del camino (12.02 h, 457 m). El descenso finaliza bruscamente al llegar a una pista conocida como “la carretera dels Moros” que habremos de seguir durante un buen rato (12.07 h, 403 m).

Giramos a la izquierda y continuamos por la pista. Esta sube suavemente (NO) por las laderas S y SE del Puigcabrer. En 10 minutos llegamos al Coll de Sivina, una profunda depresión que separa el Serret del Querol del extremo sur de la Serra de les Guixeres (12.17 h, 437 m). A la izquierda un pequeño hito señala el camino que baja desde el cordal del Puigcabrer. Unos pocos metros mas adelante sale en oblicuo (N) otra senda. Es tan evidente que nos hace pensar que debe dirigirse a la cresta de la Serra de Guixeres (algo difícil ya que la cumbre esta bastante alejada). Esperanzados la seguimos. Nuestras expectativas se desvanecen con el sendero tres minutos mas tarde, al llegar a un collado del cordal con buenas vistas del valle del río Francolí. Media vuelta y volvemos por donde hemos venido. La primera “embarcada” del día nos ha supuesto perder sólo 5 minutos. Poca cosa…

Continuamos por la pista (N-NO) que mas o menos va paralela a la cresta. Tras un tramo horizontal con suaves ondulaciones, cruzamos el barranco de Coma Fonda (12.31 h, 441 m). Después la calzada empieza a subir en cómodas lazadas por las vertiente SO del Turó del Mas de Gínjol. Rápidamente ganamos altura. Por detrás, el Puigcabrer se aleja y queda por debajo.

Tras 20 minutos de ascenso continuo llegamos al collado del Turó del Mas de Gínjol, en el que hay algunos pinos (12.51 h, 566 m). Hacemos un breve alto. A la derecha (SE) la cima del Turó del mismo se ve próxima. A la izquierda (N) la cresta de la sierra (no la cima que está mas adelante) también parece cercana. En el borde de la pista, un hito señala el inicio de un sendero bastante claro que debe de encaminarse a la divisoria. Los indicios son mas evidentes que en la senda del collado de Sivina. Así que dejamos la pista para iniciar el que será el segundo intento y “embarcada” del día (12.53 h).

El sendero, mas o menos claro y señalizado por hitos, remonta en diagonal la ladera a la derecha (N). El terreno nos recuerda al Garraf. Piso pedregoso cubierto de una densa vegetación de monte bajo (aliagas, zarzas y otros arbustos pinchosos), en la que afloran las formaciones rocosas y, de cuando en cuando, sobrevive algún árbol. Nuestra senda es un hilo estrecho y bastante continuo que se abre paso entre las matas. Con bastante rapidez nos dirige a la cresta que alcanzamos en una pequeña brecha batida por el viento (13.05 h, 638 m).

El sendero pasa a la otra vertiente (NO). No hay mas opciones, así que lo seguimos. Bajamos unos metros por una empinada canal. Después el camino gira a la derecha y, bajo los muros y mas o menos horizontal,  recorre una treintena de metros por una cornisa tomada por la vegetación. Después se pierde... Desconcertados damos media vuelta y volvemos a la brecha (13.18 h). No  entendemos la finalidad de esta senda. Física y anímicamente la cima nos parece lejana e inalcanzable. Pero no nos damos por vencidos…

Tras mirarnos la cresta nos parece ver una posibilidad por su derecha, en la porción de ladera que hay justo al lado de la misma. Ahí la vegetación parece menos densa y tal vez se pueda avanzar. Decidimos probar. El tramo amable de arbustos esclarecidos pronto se acaba. No hay mas narices que seguir por el filo de la cresta (que en este tramo es casi horizontal) con pasos de trepada en los que hemos de ayudar al pobre Pot. Los pinchos cada vez están mas arriba. En muchos sitios llegan al filo de la arista y nos obligan a hacer malabarismos. El avance es muy lento y laborioso. Y el terreno cada vez se complica mas… Estamos acostumbrados a las rutas “jabalí”, pero esto rebasa ese nivel. Finalmente, tras haber recorrido a trancas y barrancas unos 200 m nos damos por vencidos (13.36 h, 660 m). Hasta la cima quedan cerca de 600 m de cresta con torres, brechas y, sobre todo, muchísima vegetación que la hace impracticable.

Con ligeras variantes para esquivar los tramos mas escabrosos, volvemos por donde hemos venido. Una vez en la brecha (13.52 h) respiramos aliviados. La “embarcada” ha sido de nivel superior. Nos detenemos para sacarnos la vegetación que llevamos entre la ropa y el cuerpo. También liberamos de ramas, hojas y pinchos al pobre Pot, que parece un árbol de Navidad. El descenso por la senda es un lujo asiático... Llegamos a la pista 1 hora y 6 minutos después de haberla dejado (13.59 h). Sentimos el escozor de multitud de pinchazos y arañazos. Pero lo que mas nos duele es el convencimiento de que se nos ha escapado la puñetera cima de la Serra de les Guixeres.

Resignados y en silencio proseguimos la caminata por la pista. Esta va al NE, paralela a la línea de la cresta que tenemos arriba a la izquierda. Tras un tramo en ligero descenso y otro en subida (en el que vemos un ramal a la derecha) llegamos al collado del Turó d’en Manel (14.15 h, 585 m). Hay mas árboles que el collado anterior. Una pista que sale a la derecha (S) se dirige al cercano Turó d’en Manel. A la izquierda, un hito señala un camino que parece subir a la cresta. La historia se repite…

Después de la experiencia anterior, este camino nos ofrece poca confianza. Pero hay dos cosas que le dan algo de crédito. La primera es que esta mejor ubicado para alcanzar la parte mas alta de la sierre (que suponemos queda a nuestro nivel). La segunda es que, además de los hitos, hay viejas marcas de pintura roja. Una mirada basta para saber que los dos pensamos lo mismo. Hay que intentarlo…

Las características del camino y del terreno son similares a los de la tentativa anterior. La senda asciende fuerte en diagonal a la derecha (NE) y enseguida toma altura sobre el collado. Las marcas de pintura desaparecen pero seguimos encontrando algún hito. Tras veinte minutos de fuerte ascenso llegamos a pocos metros del cordal cimero (14.35 h, 691 m). Ahí el sendero se divide. Tomamos el ramal izquierdo. El camino continua (O-SO) casi sin subir, parcialmente tapado por la vegetación, estrecho y muy cercano a la cresta. Algún tramo es un poco confuso, pero en general se sigue sin grandes problemas. Esta marcha horizontal sólo dura unos minutos, pero se nos hace eterna. Empezamos a pensar que en cualquier momento el sendero desaparecerá cuando, sin previo aviso, aparece ante nosotros una gran roca tapizada de liquen naranja que cuelga sobre los cortados de la vertiente NO. No hay nada que lo indique, pero estamos seguros de que es la cima (13.43 h, 709 m). Finalmente nos hemos salido con la nuestra. Subimos a lo alto de la piedra, nos liberamos de las mochilas y nos regalamos una buena parada...

Además de comer y fotografiar (hay buenas vistas sobre el vale del río Francolí, la Serra de Prades y la Serra Carbonaira con el pico de La Cogulla) estudiamos en el mapa y en el terreno la continuación del itinerario. Debajo nuestro (en la ladera NO) vemos parte de la pista por la que volveremos a La Riba. También intuimos la situación del Coll Vell (en el extremo norte de la Serra), donde empieza esa pista que se alcanza dando un gran rodeo por la vertiente SE . Pensando en el desvío que encontramos al llegar al cordal, nos preguntamos si esa senda se dirigirá al Coll Vell o llegará cerca del mismo. Si fuera así nos ahorraríamos un buen trecho y el tener que bajar y subir 100 metros de desnivel. Habrá que probar…

Se está bien en esta cumbre solitaria y poco visitada. Pero el tiempo vuela, el día es corto y nos queda bastante por hacer. Muy a pesar nuestro recogemos los trastos y abandonamos la cima. Volvemos por el itinerario de ida. Llegados al desvío tomamos la senda que sigue el cordal hacia el  NO. Los primeros cien metros son prometedores. Sendero marcado, hitos… Después llegamos a un pequeño rellano, y todo desaparece como por arte de magia… Inspeccionamos los alrededores buscando la continuación  del camino,. Nada de nada…. Como que hoy ya hemos gastado el cupo de aventuras, nos damos la vuelta y volvemos al sendero de subida. A buen ritmo descendemos por el mismo hasta el collado del Turó d’en Manel, sin mas incidencias que alguna caída originada por las piedras redondeadas que hay en el suelo (15.31 h).

En adelante la excursión será una larga caminata sin apenas problemas de orientación. Dejamos el collado y seguimos la pista ahora de bajada. No tardamos en pasar al lado de la entrada de una cabaña construida bajo un margen de piedras (15.33 h, 581 m) Nos llama la atención y hacemos una breve visita. La pista traza un lazada y se va al NE alejándonos de la Serra de les Guixeres. Después gira a la izquierda y sigue bajando, primero al NO, después al NE, hasta salir otra pista, justo al lado de una instalación (cercado) de la conducción de gas (15.50 h, 469 m).

La nueva pista sube en lazadas al Coll Vell. Nosotros tomamos un camino-atajo que sale a la izquierda de la instalación del gas. La senda sube fuerte y directa (NO), cruzando tres veces la calzada. En algo mas de 10 minutos remontamos un centenar de metros de desnivel y salimos al último tramo de la pista, que seguimos y enseguida nos lleva al collado (16.03 h, 567 m). Nos encontramos en el punto mas alejado de la excursión. Breve alto.

Dejamos el Coll Vell y seguimos la calzada (NO) que en línea recta baja muy suavemente. Enseguida llegamos a un desvío (16.05 h, 560 m). Dejamos la pista principal que va al norte y giramos a la izquierda para tomar otra que sube al SO y se interna en el bosque. Tras recorrer unos 350 m vemos a la izquierda un camino evidente que no se ha de seguir (16.15 h, 603 m, según el mapa da un rodeo y vuelve a la pista unos 300 m mas adelante). La calzada se hace horizontal. Poco después salimos del bosque y empezamos a bajar por terreno despejado. Iniciamos una larga marcha al SO en la que atravesaremos las extensas laderas de la vertiente NO de la Serra de les Guixeres.

Durante un buen rato seguimos la pista que baja suavemente y presenta algunos desvíos a ambos lados. El mas importante esta al principio, poco antes del Tossal de Moragues, donde hemos de ir a la izquierda (SO, 16.27 h, 560 m). El resto de los ramales se ven claramente secundarios y no plantean ninguna duda. El tiempo vuela, la entalla del valle donde se encuentra La Riba se ve muy lejana y quedan algo mas de 2 horas de luz. No nos preocupa demasiado que se haga de noche (llevamos lámparas frontales), pero por si acaso apretamos el paso. La caminata está amenizada por la imagen de la cresta de la Serra iluminada por el sol de tarde. Identificamos perfectamente el bloque de piedra de la cima y podemos ver las distintas torres y brechas de la arista. Menos mal que decidimos no seguirla…

Media hora larga después del desvío del Tossal de Moragues, la pista da un giro cerrado a la derecha. En la entrada de esta curva sale otra pista menos marcada que sigue recta  (S) en ligera subida. Tras un breve alto en el cruce (17.00-17.06 h, 361 m) continuamos por la nueva pista que enseguida llanea entre árboles. Dejamos a la derecha unas cajas de colmenas de abejas. Poco después la pista asciende brevemente y llega a un espolón pedregoso situado al borde de un amplio y árido barranco. La calzada, muy maltrecha, gira a la derecha y empieza a baja fuerte por el espolón. Se ha estar atento ya que enseguida se llega a una nueva curva, ahora a la izquierda, tras la cual la pista de aleja del espolón y atraviesa las vertientes del barranco (17.18 h, 358 m). Hemos de buscar un sendero poco marcado que sale desde esta curva y desciende (SO) por el espolón. Después se va a la derecha para volver a la izquierda, salvar un margen y cruzar una zona de árboles antes de salir a un amplio rellano pedregoso (17.26 h, 303 m). Ahí encontramos una antigua pista en muy mal estado que baja, primero a la derecha, después a la izquierda, y sale a otra que antaño debió estar cementada (17.31 h, 270 m). Seguimos esta nueva calzada que traza un comba descendente a la izquierda y nos lleva hasta la carretera C240-z, al nivel de la casa del Molí de l’Estret (17.35 h, 241 m).Nos encontramos en el fondo del valle del río Francolí, aproximadamente en a vertical del Coll de la Sivina. La bajada ha terminado…

Continuamos por la carretera, que va unos metros sobre el río y atraviesa una zona en la que el valle forma un breve desfiladero. Pasamos bajo la autovía y la vía del tren… Y llegamos a La Riba (aprox un 600 m de carretera desde el Molí de l’Estret). Seguimos un centenar de metros mas, hasta un parque infantil que hay al otro lado (derecho) de la calle. Ahí giramos a la izquierda para subir por unas escaleras y una rampa de cemento que nos llevan directamente al aparcamiento de la estación donde dejamos el coche (17.48 h). Final…

FOTOGRAFIAS
Recomendamos ver como como presentación -mas calidad- . Para ello pulsar en la foto y después el botón "pantalla completa


Usuarios de iPhone o iPad (que no pueden ver presentaciones en Flash) hacer clic en el siguiente link y activar la pestaña "Presentación diapositivas"
https://picasaweb.google.com/112310734743124837080/PuigcabrerSerraDeLesGuixeres20140223?authkey=Gv1sRgCI-u9ez_-qyApgE

EniEn - Març 2014

1 comentario:

  1. me a servido un poco,podria haber mas información

    ResponderEliminar