Rutas e historias de montaña mas o menos normales, y alguna cosa mas…

lunes, 6 de junio de 2011

EL GRAN CORDAL

Hacía tiempo que teníamos en cartera una ruta circular al Cotiella desde el collado de Cullibert, situado al sur de la montaña. Finalmente el pasado fin de semana se confabularon los astros… Fue una excursión bestial, en la que recorrimos un largo y poco transitado cordal. Para redondear la faena, alcanzamos la cima con una sencilla y corta trepada por la pared SE del Cotiella. La bajada por la pedregosa vertiente sur de la Punta de los Neis fue una prueba para las piernas y para la mente. Pero estuvo bien. La parte negativa (que también hubo) fue la niebla que nos acompañó durante buena parte del recorrido y nos privó de las magníficas vistas que hay desde la cima. Pero no se puede tener todo. En resumen una ascensión larga, dura y original a un monte legendario del Pirineo. Muy recomendable.

CIRCULAR AL COTIELLA DESDE EL SUR

Fecha
Sábado 28 de Mayo del 2011
Asistentes
Encarna, Enric
Zona
Huesca.Pirineo central.Sobrarbe.Macizo del Cotiella.
Inicio ruta
Pista de Viu al collado de Cullibert. Dejamos el coche a unos 300 metros del collado. El acceso a Viu se describe en el relato.
Final ruta
Recorrido
Pista-Refugio Cullibert-Collado herboso-Camino del Truzuelo-Cordal sierra de la Espllugueta- Pico las Colladetas- Las Colladetas-Cordal sierra de Yali- Yali-Cotielleta- Collado de Cotiella-Collado al SE del Cotiella-Pared SE-Cima Cotiella-La Colladeta-Punta de los Neis-Amplio collado en el cordal-Ladera cara sur de Los Neis-Barranco de los Neis-Collado herboso-Refugio Cullibert- Pista
Noche
No
Material
Alta montaña estival (no encontramos nieve en la ruta). Casco recomendable en la trepada
Dificultad
Técnica
Poco difícil. Tramo bosque sin camino. Trepada (pasos I/I+) en cara SE Cotiella
Física
Muy alta (por el desnivel)
Cota (m)
Mínima
1450 m  (pista, inicio/fin de la ruta)
Máxima
2912 (cima Cotiella)
Desnivel (m)
Ascenso
1650
Descenso
1650
Distancia
14.6 Km
Horario
Total
9 h 53 min
Efectivo
 7h 50 min aprox
Climatología
Buen tiempo pero niebla en la partes altas que impedían la visibilidad
Cartografía
“Cotiella.Peña Montañesa”,1:25000,Ed.Alpina,(2007-2008)
Bibliografía
“50 montañas del Pirineo por debajo de los 3000 metros”, Itin 22, Ed.Desnivel, 2007
Valoración
Una manera diferente y poco conocida de subir al Cotiella. La ruta es larga y dura, pero muy variada. Nos ha gustado mas que la vía normal desde Armeña, que también es muy bonita y espectacular.
Comentarios
Pista muy chunga para turismos. Refugio de Cullibert libre y en buen estado. Atención a la vía de  bajada si hay niebla. Muy importante encontrar el camino que salva los escarpes del barranco de Los Neis.

Track (en Wikiloc, formato gpx):
http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=1745989


Sábado 28 de Mayo. Tras un madrugón “moderado” partimos de Laspaules a las 6.30 h. En Castejón de Sos tenemos la sorpresa de que el nuevo puente sobre el río Esera ya esta en servicio. Falta hacía…Continuamos por la N260 en dirección Graus. En el Km 402.4, poco antes de Campo, hay a la derecha un desvío (con muy mala leche por ser muy cerrado). Un carretera estrecha nos lleva, primero a Senz y después a Viu. En la salida de este pueblo tomamos la pista del collado de Cullibert (aprox 5Km). A tramos angosta, con mal piso y fuertes rampas, no nos parece apta para turismos. A unos 300 metros del collado unos profundos surcos embarrados nos hacen dejar el 4x4 antes de lo previsto. Tal como se anunciaba el tiempo es bueno. Cielo azul, ambiente fresco pero agradable... Tan sólo unos pocos bancos de nubes enganchados en los valles y en algunas crestas. Nada preocupante… En unos minutos estamos listos y empezamos a caminar (7.15 h, 1450 m).

Después de varias semanas sin oler la alta montaña, nos sentimos felices por estar aquí. También algo nerviosos. El objetivo de hoy es físicamente exigente y, casi en su totalidad, desconocido para nosotros. Hemos subido el Cotiella dos veces, siempre por la vía normal del refugio de Armeña. Hoy queremos hacerlo siguiendo el larguísimo cordal-cresta que, desde el sur, recorre las sierras de la Espllugueta (bonito nombre) y de Yali, antes de alcanzar el pico Cotielleta y el collado de Cotiella. Después sólo queda superar la pared SE con una trepada que dicen es sencilla, antes de llegar a la cima del Cotiella. Respecto la bajada, la idea es realizarla por la cara sur de la Punta de los Neis, otra incógnita.La aventura está servida…

En unos minutos la pista nos lleva a las inmediaciones del collado de Cullibert, que queda a unos pocos metros al izquierda (O) y por encima nuestro. A la derecha hay una generosa fuente- abrevadero y el refugio libre de Cullibert (7.19 h, 1466 m). Su interior es sencillo y esta limpio. Una mesa, tres bancos, chimenea y algo de leña. Para dormir el suelo de cemento donde 10 personas podrían   acomodarse sin grandes problemas. Volvemos a la pista. La seguimos unos minutos hasta un collado herboso donde finaliza (7.27 h, 1500 m). Al frente, aun en sombra, aparece la inmensa muralla pedregosa de la cara sur de la Punta de los Neis. Cansa sólo de mirarla...Nos alegramos de haber desestimado el recorrido de la guía de David, que remonta directamente esa horrible pendiente de piedras. Por encima y a la derecha de la misma, asoma un pequeño triángulo que enseguida identificamos como la pirámide cimera del Cotiella. Dios, que lejos y arriba que está…

Desde el lado norte del collado salen dos caminos. Uno está algo a la izquierda (de lejos muy poco evidente) y baja al fondo del barranco de las Neis (por ahí pensamos volver). En el centro un hueco en el bosque señala el inicio de una senda clara (camino del Truzuelo) señalizada por hitos y en la que hay algunas marcas rosas que hay que ignorar. Es nuestra ruta… Durante cerca de tres cuartos de hora seguimos este camino balizado con hitos (no demasiados). Primero al N, después al NO, sube en diagonal entre los árboles de la vertiente oriental del barranco de las Neis. La ruta es clara hasta una primera ladera de prados. Después se hace mas perdedora. Pero gracias a los hitos y a las trazas de senda se deja seguir hasta una segunda ladera de prados, mas amplia que la anterior, donde perdemos el rastro (8.10h, 1750 m).

Según el mapa, la ruta debe seguir al este, enlazando laderas herbosas y algún tramo de bosque, hasta salir a la gravera de la vertiente NO de la Sierra de Espllugueta, que remonta a saco hasta el cordal. No nos seduce la idea de meternos en una pendiente pedregosa e inclinada de 400 metros de altura. Así que optamos por otro itinerario. Subimos recto (SO) hasta el extremo del prado y nos metemos en la ladera boscosa que le sigue. Manteniendo el rumbo, remontamos con cortos zig-zagsuna empinada pendiente de hierba, buscando los mejores pasos entre los árboles. La fuerte inclinación nos obliga a ir despacio y sin apenas cansarnos. La otra ventaja es que ganamos metros con rapidez.  De cuando en cuando una zona aislada de pedrera da variedad a la ascensión. Alcanzamos el cordal occidental de la Sierra de Espllugueta, aun poco marcado pero si  empinado y boscoso. Entre los árboles divisamos, muy abajo pero a poca distancia horizontal, el collado herboso y el tejado del refugio de Cullibert. Seguimos subiendo chino chano, sin correr. El cordal se individualiza. Dejamos atrás los árboles y alcanzamos el inicio de una sección mas plana. Por fin nos da el sol… (9.04 h, 2068 m).

Continuamos al E-NE, por el cordal de la Sierra de Espllugueta. Las vistas son. Nos sorprende la casi absoluta ausencia de nieve, que deja al descubierto la absoluta aridez de estas montañas. Podríamos habernos ahorrado el peso del piolet y los crampones, pero no nos sabe mal haberlos traído. Nunca se sabe… Contemplamos el super-cordal que cierra la inmensa “olla” formada por el Cotiella y sus vecinos. Es larguísimo, lleno de escalones separados por pequeños collados. En general su aspecto es sencillo. Aparte del propio Cotiella, solo el tramo que lleva al Cotielleta presenta un aspecto escabroso. En contra de lo que pensábamos, los bancos de niebla han crecido y son mas abundantes. Se han apoderado de la sierra de Ferrera y ocupan parte del Turbón. En nuestra zona de momento nada de nada. Que siga así…

Una tras otra, superamos las distintas elevaciones de la sierra de Espllugueta. Este muere en un ladera ancha del pico de las Colladetas. En su cima herbosa (es la única zona verde de todo el cordal) hay un grupo de sarrios que emprenden la huida ante nuestra presencia. Son las 10.08 h. El GPS marca 2414 m de altura y algo mas de mil metros de desnivel acumulado. Bajamos unos metros en dirección norte y nos detenemos en unas rocas a desayunar (10.12 h, 2395 m). Mientras comemos, la niebla sube rápidamente desde el valle de la derecha (E) y se detiene a nivel del cordal de la sierra de Yali, que aparece y desaparece de nuestra vista. A lo lejos, la pirámide del Cotiella aún se salva de las nubes, pero no será por mucho tiempo.

Tras media hora de descanso reanudamos la marcha, que ahora será rumbo norte (10.40 h). Un breve descenso nos deja en el colado de las Colladetas (10.42 h, 2382 m). Ahora toca subir. Un breve escalón nos deja al pie de una sección alta y empinada. Por la izquierda (O) la ladera es pedregosa e inestable. Por la derecha (E) hay escarpes. Ascendemos próximos al filo del cordal, esquivando dos zonas de placas. La cuesta se suaviza (11.10 h, 2544 m) y el cordal se convierte en una cresta estrecha y algo recortada. Continuamos rodeados por los bancos de niebla, que van y vienen y cada vez son mas extensos. Sin prisas pero sin detenernos vamos haciendo. Llegamos al pico Yali (11.42 h, 2705 m), donde nuestro cordal se une con otro que viene de la derecha (E), de la Punta Reduno. La cresta gira algo a la izquierda (NO) y encara la subida al Cotielleta. Seguimos, a ratos con vistas, a ratos sin visibilidad, atravesando algodones etéreos. A la derecha se abren cortados de roca quebradiza que mueren en pendientes de nieve que bajan a la zona cárstica del circo de Armeña. Antes de lo esperado encontramos el pequeño hito que señala la cima del Cotielleta (11.53 h, 2730 m). Es una cima que hacía tiempo que teníamos ganas de visitar.

Estamos contentos, satisfechos y menos cansados de lo que esperábamos. Lástima de las nubes que dejan ver bien poco. En uno de los claros miramos hacia atrás y nos llevamos un sorpresa al ver un grupo de cinco que sigue nuestros pasos. Aún están lejos, pero al ritmo que van seguro que nos alcanzarán. Es curioso coincidir con alguien en un recorrido tan largo y poco conocido como este. Sobre todo si no hay nadie mas en toda la montaña. Breve alto. Un trago de agua. Un par de fotografías y seguimos adelante. Próxima parada collado de Cotiella.

Continuamos a toda cresta. Hay tramos estrechos con mucho aire a la derecha. Pero se hace  bien. Superamos varias puntas de alturas similares antes de iniciar el descenso hacia la horcada, ancha y profunda, del collado. Los primeros metros de esta bajada, algo problemáticos, los esquivamos por algunas huellas de paso que hay en las pendientes inestables de la izquierda. Mas abajo el terreno pierde inclinación y podemos ir mas rápidos y relajados. Sin mas problemas alcanzamos el collado de Cotiella (12.07 h, 2657 m).  Nos detenemos unos metros mas al norte,  en la ancha brecha donde sale la canal por donde sube la ruta que viene del refugio de Armeña (2671 m). Nuevo alto. Comer, beber, esperar que la niebla se aparte y nos permita ver el muro SE del Cotiella, por donde queremos ascender. En los diez minutos largos de descanso las nubes se retiran un par de veces y sólo durante unos segundos. Vemos poco y asimilamos menos. Es igual, ya nos buscaremos la vida cuando estemos allí…

A las 12.19 h reemprendemos la marcha. Dejamos a la izquierda la senda de la vía normal. Esta cruza horizontalmente la vertiente sur de la pirámide del Cotiella y, tras salvar un breve muro rocoso, sale al amplio collado de La Colladeta. Después gira a la derecha y alcanza la cima por la cara occidental de la montaña, pedregosa y llena de sendas. Nuestra ruta es mas directa (y por tanto mas corta) pero algo (no mucho) mas difícil. Empieza con el infame ascenso en diagonal (NO) de un costarrón tarteroso (trazas de paso que sirven de poco) que finaliza en un collado (12.49 h, 2794 m). Al otro lado, fuertes pendientes de nieve se descuelgan por canales hasta las laderas cársticas de Armeña. Giramos a la izquierda (N) y subimos unos metros hasta la base de la pared. Desde abajo, y con la niebla que va y viene, la vía es poco clara. Pero una línea de hitos (no muchos y no demasiado bien colocados), junto con una pizaca de intuición y lógica montañera, permite subir sin demasiados problemas.

El ascenso de la pared (de un centenar de metros de altura) se inicia por una vira pedregosa que sube suavemente a la izquierda en busca de una canal estrecha y descompuesta, cuya base ocupa un minúsculo nevero. Hasta aquí la parte clara de la vía. Empiezan los inventos… Remontamos esta canal con algún paso vertical y mucha piedra suelta que nos hace lamentar no llevar casco. Después salimos a la derecha para subir por terreno mas franco y menos tieso (siguen las piedras sueltas), antes de girar a la izquierda, volver a cruzar la canal y alcanzar un colladito donde hay un hito muy visible. Seguimos mas o menos recto, en busca de un cinturón rocoso de aspecto repelente que hay mas arriba. En la base del mismo flanqueamos unos metros a la derecha por una repisa estrecha. Llegamos a una canal bastante tiesa y podrida, que remontamos sin mas problemas que evitar tirar regalos al que va por detrás. De forma casi inesperada salimos al cordal somital. Una subida final, corta y suave, nos llevan a la cumbre del Cotiella (13.24 h, 2912 m). El poste geodésico esta algo mas roto que la última vez que estuvimos aquí. De la pequeña cruz  metálica solo queda el mástil y la caja del libro de registro. El mobiliario de la cima sigue igual pero algo mas deteriorado. Como nosotros… Puñetera ley de vida…

Me gustaría hablar de las extraordinarias vistas que hay desde aquí. Pero no se ve nada. En algún momento la niebla se abre ligeramente hacia el norte y podemos ver algo de paisaje. Poca cosa… Hoy la cámara trabajará poco… Por suerte nuestra visita anterior fue con un tiempo excelente, por lo que ya conocemos los atributos de este privilegiado mirador.

Unos minutos después de nuestra llegada a la cima, lo hace el grupo que vimos en el cordal. Son cinco jóvenes “máquinas” de Lleida que empezaron a caminar mas tarde y desde bastante mas abajo que nosotros (no pudieron subir con el coche por la pista). Nos cuentan que están algo cansados (no nos extraña) y que desde el collado de Cotiella han seguido la senda de la vía normal. Hablan de 4.5 h con paradas. Descontando los altos, nosotros hemos tardado algo menos de 5 horas y, teniendo en cuenta el desnivel (cercano a los 1500 m), no nos parece un mal horario..Lo dicho, unos máquinas…

Tras media hora en la cumbre (13.55 h), nos despedimos de los de Lleida e iniciamos el descenso. Bajamos tranquilamente enlazando sendas hasta las inmediaciones de la Colladeta (14.12 h, 2700 m). Dejamos a la derecha (E) el camino de la vía normal y seguimos recto (O) para alcanzar, primero la cresta, después la cima de la Punta de los Neis (14.22 h, 2745 m). La niebla, que se acumula en la ladera de la izquierda (cara S de la Punta de los Neis) nos impide trazar una ruta de bajada. Sabemos que no hay paredes, pero la fuerte inclinación del terreno aconseja no meterse. Así que seguimos adelante (O-NO), en busca de una zona mas propicia para el descenso. La encontramos medio kilómetro mas adelante, cuando el cordal, tras un tramo horizontal y otro en descenso, alcanza un amplio collado e inicia un amplio giro la izquierda en busca de la cima roma del Pla de Cotiella de Arriba (14.37 h, 2694 m). Aquí la ladera de la izquierda (o lo que vemos de ella) continua tan pedregosa e inestable como antes, pero la pendiente parece mas razonable. Podríamos continuar por arriba, recorriendo la cresta que cierra el circo alrededor del barranco de Neis. Pero sin visibilidad no vale la pena. Así que, tras un breve alto, iniciamos el descenso.

La bajada transcurre sin mas problemas que la visibilidad escasa y algunos culetazos derivados del pisar piedras menos estables de lo que aparentan. El terreno del ancho embudo-ladera de los Neis en el que nos movemos es mineral, ingrato, sin orden. Uno de esos sitios en los que uno se ha de poner la mitra de paciencia, apretar el freno e ir poco a poco, mirando donde se apoyan los pies. Tras una primera parte muy inclinada, la pendiente disminuye de forma progresiva. Las zonas terrosas o de piedrecillas son mas frecuentes. Aparecen pequeñas fajas herbosas. Y la niebla queda atrás… Caminamos mas rápidamente y me relajo. Piso una piedra que se mueve, hago un mal gesto y me machaco la rodilla. ¡Collons quin mal…! Por suerte la cosa no pasa de ahí. Tras unos minutos de dolorosa cojera, vuelvo a estar mas o menos normal, que no bien…

Tras descender casi 600 metros de altura, alcanzamos la zona inferior del enorme embudo pedregoso (15.31 h, 2172 m). El terreno ha perdido mucha pendiente y abundan las zonas herbosas y/o casi llanas . Continuamos escorados a la izquierda (SE), alcanzamos un cordal y bajamos a una canal muy ancha y poco inclinada, que ocupa una pedrera. Continuamos hacia abajo por la misma, hacia otra canal mas estrecha cercana al bosque, donde los restos de árboles arrancados de cuajo dan cuenta de las violentas avalanchas del invierno. Encontramos una huella de paso y la seguimos. Pronto vemos que es una senda en toda regla señalizada por algún que otro hito. ¡Bravo! Después de tantas horas campo a través este hallazgo nos parece un regalo del cielo. El caminillo cruza la canal de avalanchas, sube un poco y continua bajando hasta el fondo del barranco donde confluyen todas las canales de esta zona del valle. Lo cruzamos (16.14 h, 1766 m),  subimos unos metros y entramos en una ladera herbosa donde el sendero se diluye. Aguzamos los sentidos para seguir el camino. Perderlo sería un problema, ya que es la única vía fácil que salva las paredes del barranco de los Neis, donde hemos de bajar obligatoriamente.

Al cabo de unos 150 metros de travesía casi horizontal por la pradera, vemos a la izquierda un embudo donde hay un resto de sendero y un hito (16.17 h, 1756 m). Es el punto clave. Por ahí va la ruta de bajada. Después sólo hemos de seguir el camino, bastante marcado y señalizado con hitos, soslayando algunos desvíos a derecha o izquierda que no nos interesan. Tras un primer y fuerte descenso en lazadas, la senda baja (primero SO y después S) paralela al barranco de los Neis, acercándose al fondo del mismo paulatinamente. El lugar es de una belleza curiosa y salvaje, llamando la atención las enormes cuevas que hay en la orilla opuesta (E) del barranco. Tras 20 minutos de descenso, el camino sale al barranco de los Neis (16.40 h, 1550 m). Seguimos por el mismo hacia abajo (S). Cruzamos el riachuelo que se escurre entre las rocas (16.52 h, 1498 m) y tomamos una senda que asciende suave en diagonal por la ladera boscosa de la orilla izquierda (orográfica) del barranco. No tardamos en salir al collado herboso donde, hace unas cuantas horas, cogimos el camino del Truzuelo (16.55 h, 1500 m).

Lo que queda tiene poco que contar. En unos minutos estamos en la fuente del refugio de Cullibert, donde hacemos un breve alto (17.03 h). Seguimos por la pista y enseguida llegamos al coche (17.08 h). Nos miramos y nos ponemos a reír al ver las caras de cansados que hacemos. Ha sido una salida estupenda y original, de esas que se recuerdan durante largo tiempo. Nos cambiamos de ropa y de calzado y partimos hacia Laspaules. Esta noche el Barça juega la final de la copa de Europa y queremos ver el partido mientras nos damos una buena cena. Y mañana ya veremos…

La ruta en imágenes
(Para ver como presentación -mas calidad- pulsar en la foto y después el botón "pantalla completa")

EniEn - Mayo 2011

1 comentario:

  1. Uaaaaaalaaaaaa, qué salida más chula! :)
    me l'apunto! ;-)

    ResponderEliminar