Rutas e historias de montaña mas o menos normales, y alguna cosa mas…

jueves, 24 de septiembre de 2015

PETRACHEMA, SOBARCAL Y ACHERITO

RUTA CIRCULAR DESDE EL REFUGIO DE LINZA

Para finalizar nuestra estancia veraniega en las montañas de los valles de Belagua, Ansó y Roncal, de la que iremos dando cuenta en futuras entradas de este blog, realizamos una magnífica ruta circular desde el refugio de Linza (Valle de Ansó). El recorrido, largo y con un desnivel considerable, asciende cuatro cimas. Las tres primeras, el Petrachema, el Pequeño Pico de Ansabere y el Sobarcal, se alcanzan sin grandes dificultades por sus rutas normales. La última, el Mallo de Acherito, se sube por su cara NO con una trepada sencilla pero algo impresionante, que puso un punto de tensión y aventura a una excursión sensacional. La vuelta al refugio la hicimos por el camino que pasa por las Foyas del Ingeniero y el barranco de Petrachema, en el que cada rincón es una imagen de postal. Un recorrido que no es de los mas realizados de la zona, apto para buenos caminantes que sepan moverse en terreno de alta montaña. Absolutamente recomendable…

Pico Petrachema, Agujas de Ansabere, Pequeño Pico de Ansabere y Pico Sobarcal desde el Mallo de Acherito
Mallo de Acherito

Finalizando el tramo mas comprometido del ascenso por la cara NO del Mallo de Acherito

























Ficha técnica
Tipo Actividad
Ascensión de alta montaña estival
Fecha
Viernes 7 de Agosto 2015
Asistentes
Encara y Enric
Zona
Pirineo Oscense, extremo occidental. Valle de Ansó
Inicio ruta
Refugio de Linza (1340 m), estación de esquí nórdico ( http://www.refugiodelinza.com/refugio/). Se accede por pista asfaltada que sale del Campig de Zuriza, al que se llega desde Anso (valle de Anso) por la ctra HU-V-2024 o desde Isaba (Valle de Roncal) por la NA-2000
Final ruta
Recorrido
Ver tabla adjunta
Cent Cims  (*)
No hay
Noche
No
Horario
Total
9 h 8 min
Efectivo
6 h 21 min aprox
Cota (m)
Mínima
1330 (cercanías refugio Linza)
Máxima
2374 (Mallo de Acherito)
Climatología
Buen tiempo
Visibilidad
Muy buena
Nieve-hielo
No
Desnivel Acum (m)
Ascenso
1435
Descenso
1435
Distancia (Km)
17.1
Dificultad global
Alta
Dific.Física
Muy Alta (desnivel y distancia considerables)
IBP index

Dific.Orientación
Baja-Media
Dific.Psicológica
Media-Alta en la subida al Mallo de Acherito (terreno inseguro, aéreo y expuesto). Resto baja-media (algunos sectores son aéreos)
Dific.Técnica
Media en la subida al Mallo de Acherito (trepada I/II) y en la breve trepada final del pico Sobarcal (I/II). Resto baja (caminar)
Material
El propio de una ascensión estival de alta montaña. Casco aconsejable en la subida al Mallo de Acherito. En este tramo la cuerda puede ser útil.
Cartografía
“Valles de Belagua y Rocal”, 1:25000, Ed.Alpina, 2005
Bibliografía
Valoración
Magnífico recorrido circular de alta montaña que encadena dos grandes cumbres del Valle de Ansó y pasa por otras dos mas modestas pero muy bonitas. La ruta, larga y con un desnivel considerable, presenta un tramo de trepada fácil pero algo delicada, que pone un punto de emoción a la excursión. El entorno precioso, y con unas vistas…
Comentarios
-Recomendamos realizar la ruta en el sentido descrito. De esta forma la vertiente NO del Mallo de Acherito, el tramo mas complicado, se hace de subida.
-De ser necesario, la ruta puede acortarse descendiendo del Puerto de Ansó al refugio de Linza (buen camino), ascendiéndose solo al pico Petrachema y el Pequeño Pico de Ansabere.
Con perros…
Mejor que no… La subida al Mallo Acherito (paso obligado) nos parece complicada y peligrosa (gran riesgo de desprender piedras) para hacerla con perros. La trepada final al pico Sobarcal tampoco es apta para los peludos, pero pueden esperar al pie del tramo rocoso..
Track (en formato gpx):
(*) Se indica si la ruta incluye el ascenso a algún pico del listado de Cent-Cims de la FEEC
Desnivel, distancia e IBP Index calculados a partir del track mediante “ibp index” (http://www.ibpindex.com/index.php/es/)
La estimación de la dificultad técnica se realiza considerando la actividad como excursión/ascensión.
Si la actividad comporta escalda u otra disciplina técnica, se indica específicamente
La estimación de la dificultad de orientación se realiza en las condiciones de visibilidad encontradas al realizar la actividad

Recorrido
Lugar de la ruta
Altura
(m)
Distancia
Km
t.parcial
(h:min)
t.acum
 (h:min)
Comentario
Refugio de Linza
1340
0,0
0
0

Collado de Linza
1930
4,2
1:28
1:28

Pico de Petrachema
2731
6,9
0:55
2:23

Pequeño Pico d'Ansabere
2254
7,6
0:25
2:48

Puerto de Ansó o Collado de Petrachema
2084
8,1
0:20
3:08

Pico Sobarcal o Dedo del Petrachema
2257
8,9
0:37
3:45

Mallo de Acherito
2374
10,0
0:48
4:33

Collado del Huerto de Acherito
2137
10,7
0:17
4:50

Foyas del Ingeniero
1790
12,5
0:31
5:21

Barranco de Petrachema
1590
13,6
0:16
5:37

Refugio de Linza
1320
17,1
0:44
6:21


Cartografía      

 Crónica
Tras varios días de excursiones por los montes de los valles de Ansó, Belagua y Roncal, la llegada de un frente de lluvias pone fin a nuestra estancia en esta zona del Pirineo Oscense y Navarro. Si la meteo no se equivoca, nos queda un día de buen tiempo que queremos aprovechar para hacer una gran ruta en el extremo Norte del Valle de Ansó. Las tres cumbres principales de esta zona son la Mesa de los Tres Reyes (o Hiru Erregeen Mahaia), el pico de Petrachema (o Pico d’Ansabere) y el Mallo de Acherito. La primera fue objeto de la primera excursión de estos días (en la que también visitamos los picos de Mouscaté, de La Table y la cresta del Alto de Budogia) que describiremos en una futura entrada de este blog. Las otras dos queremos encadenarlas con un recorrido que encontramos en Internet (ver aptdo Bibliografía de la Ficha Técnica) en el que también se ascienden el pequeño Pico de Ansabere y el Pico Sobarcal (o Dedo del Petrachema). 

La ruta es larga y con un desnivel considerable. Técnicamente sencilla (caminar) salvo en dos puntos. Uno es la brevísima trepada de la parte final del pico de Sobarcal (que dicen que es muy fácil). El otro, mas largo, es el ascenso al Mallo de Acherito por su cara NE, que parece que no tiene gran dificultad (trepada de I/II) pero que es algo delicado por el carácter aéreo y descompuesto del terreno. Confiamos que el tono físico y psíquico que hemos conseguido con las salidas continuadas de los últimos días nos permitirán realizar esta ruta sin problemas y, lo más importante, pasándolo bien...

Viernes 7 de Agosto 2015. En estos días que estamos pasando en Navarra, tener que madrugar se hace difícil por dos razones. Una es dejar la cama cuando mejor se está. La otra es perdernos el estupendo desayuno que sirven en el Hostal el Almadiero (situado en el pueblo de Burgui, en el valle de Roncal) donde nos hospedamos. Pero todo no se puede tener… 

Tras algo menos de una hora de viaje, dejamos el coche en el aparcamiento que hay al lado del refugio de Linza (1340 m). El cielo despejado y una temperatura agradable anuncian un buen día. El lugar es un hervidero de gente se va de aquí para allá, preparándose para salir de excursión. Nosotros venimos con las botas puestas y las mochilas montadas. Enseguida empezamos a caminar (6.52 h).

La primera parte de la ruta sigue el marcado camino que sube al collado de Linza. La hicimos cinco días atrás, por la que ya la conocemos. Entonces era domingo y la senda estaba plagada de excursionistas que caminaban con un ritmo endiablado. Hoy es viernes y media hora mas pronto. Esto hace que vayamos casi solos y con una marcha mas cómoda. Tardamos algo menos de una hora y media en llegar al collado (8.25 h, 1930 m). Tras una larga pero bastante cómoda subida a la sombra resulta agradable encontrar el sol. Un nutrido grupo de buitres que dan cuenta de los restos de una oveja, nos sorprende al romper a volar ante nuestra presencia. Tras un breve alto seguimos adelante...

Dejamos a la izquierda el camino de la Mesa de los Tres Reyes y tomamos la senda bien marcada que va al pico de Petrachema, cuya mole puntiaguda se corta en contraluz hacia el este. Con un ascenso suave, el sendero cruza una larga ladera herbosa. En una repisa que hay dos tercios de esta travesía nos detenemos para desayunar (8.44-9.06 h, 2025 m). Estamos solos. Las vistas de la Mesa y de la cresta del Alto de Budogia, que recorrimos días atrás, acaparan nuestra atención.

Comidos e hidratados proseguimos la marcha. No tardamos en alcanzar un amplio collado situado al pie de la cresta occidental del Petrachema (9.14 h, 2071 m). A partir de aquí el camino empieza a subir mas en serio. Primero se va a la izquierda (N). Después gira a la derecha (E) y remonta por unas terrazas pedregosas que nos llevan al del cordal-cresta occidental. Un ascenso prolongado por lo alto de la divisoria nos dirige a la cumbre del pico de Petrachema, que alcanzamos fácilmente (9.50 h, 2731 m). Encontramos una joven que va con un perro que nos adelantó en la última parte de la subida. No hay nadie mas, algo excepcional en una montaña tan concurrida como esta. Ventajas de salir pronto…

La sensación de cima queda minimizada por la cercanía de la escarpada Aguja Norte de Ansabere, cuya cumbre, unos metros mas alta (2377 m), se alza cercana al este, mas allá de una profunda brecha solo accesible a los escaladores. Aparte de este “inconveniente”, las vistas son magníficas. Al norte la Mesa de los Tres Reyes, su vecino el pico de La Table y la cresta del Alto de Budoguia. Al oeste las laderas herbosa de La Pakiza Linzola y la pirámide del estético Txamantxoia. Al suroeste, mas alejada, las paredes calcáreas de la Peña Ezcaurri que visitamos días atrás. Al sur y al sureste divisamos la impresionante Aguja Sur de Ansabere. A su lado, el pequeño pico de Ansabere ,que subiremos mas tarde, pasa casi desapercibido. Mas allá de la profunda depresión del Puerto de Ansó, vemos el pico Sobarcal y el Mallo de Acherito, por los transcurre nuestra ruta. Mas lejos y en distintas direcciones, distinguimos entre otros el Bisaurín, la Collarada y el Midi d’Ossau. Un grandísimo mirador…

Tras un cuarto de hora largo de parada reanudamos la caminata (10.06 h). Reculamos unos pocos metros por el camino de subida para encontrar a la izquierda (S) el inicio de un sendero que baja al Puerto de Ansó.  Mas o menos marcada, y con algunas cortas lazadas, la senda desciende por la empinada y pedregosa ladera sur del pico de Petrachema, primero por el centro de la misma, después a su izquierda (E). Muy abajo vemos la amplia horcada del Puerto de Ansó. A la izquierda y media altura de la ladera, la Aguja Sur de Ansabere. Casi pegada a la misma, y separada de la ladera, está la modesta cumbre del Pequeño Pico de Ansabere.

Tras perder unos 150 metros de altura nos situamos en el inicio de la cresta que, alejándose de la ladera, se dirige al Pequeño pico de Ansabere (10.23 h, 2215 m). Dejamos el sendero y continuamos por la arista, inicialmente horizontal, sin mas problemas que subir o esquivar algunas puntas rocosas apoyando las manos ocasionalmente. Una última brecha nos sitúa al pie de la pirámide final. La subimos trazando una diagonal por la ladera de la derecha, donde una tenue traza de paso se abre paso por una ladera de hierba salpicada de rocas. La pendiente se estrecha y finaliza en un pequeño rellano colgado sobre precipicios en el que hay un pequeño hito. Estamos en la cima (10.35 h, 2254 m). El lugar, un nido de águilas, es impresionante y vertiginoso. Hay mucho aire por los lados. Como en el pico de Petrachema, la cercanía de la Aguja Sur de Ansabere (2271 m), algo mas alta y de la que nos separa una brecha profunda e inaccesible, desluce algo la cumbre. Pero la vista de la misma y de las paredes de la Aguja Norte de Ansabere son de las que no se olvidan. El pequeño esfuerzo de subir a esta modesta y poco frecuentada cima ha valido la pena…

Tras una breve estancia en la cumbre iniciamos el descenso (10.40 h). Llegados a la ultima brecha giramos a la izquierda para bajar por una canal pedregosa que abandonamos un poco mas abajo, para ir en busca del sendero que abandonamos mas arriba. Seguimos bajando por el mismo, cruzándonos con algunos grupos que chino-chano se encaminan al pico de Petrachema. No tardamos en alcanzar la amplia horcada del Puerto de Anso (11.00 h, 2084 m). El lugar es una encrucijada de caminos y hay bastante gente. Tras conversar brevemente con un nutrido grupo de catalanes que, procedentes del refugio de Linza, se dirigen al este para bajar al valle de Lescún, iniciamos el ascenso al pico Sobarcal (11.05 h).

Un camino bien marcado sube fuerte por un costarrón pedregoso yendo algo a la derecha. Ponemos la reductora y, con algun breve alto para contemplar las vistas, vamos ganando altura. Tras pasar bajo una zona de muros rocosos salimos a una ladera herbosa y menos pendiente, que baja del amplio collado de Sobarcal, situado un poco mas arriba. Entonces giramos a la izquierda. Siguiendo una línea de hitos, remontamos por pasillos de hierba entre islotes de piedra. El ascenso nos conduce al pie de la torre rocosa de la cima del pico Sobarcal o Dedo del Petrachema. Un breve flanqueo nos sitúa en una brecha. De la misma sale a la izquierda una breve terraza terrosa y algo aérea que nos deja bajo una canal vertical. El paso es muy corto y, al tener buenos agarres, mucho mas sencillo de lo que parece (I/I+). Enseguida alcanzamos la pequeña cumbre, otro balcón colgado sobre precipicios, en la que hay un buzón (11.34 h, 2247 m). Las vistas del grupo Petrechema-Ansabere y del Mallo de Acherito son impresionantes….

Tras unos minutos en la cima, destrepamos la canal y volvemos a las rampas herbosas. Hacemos una alto. Llega mas gente que no ve demasiado clara la subida a la cima. Les decimos que es sencilla y explicamos como hacerla. La mayoría nos creen y suben a lo alto del pico que pronto presenta overbooking. Otros prefieren no intentarlo…

Tras llenar el buche recogemos los trastos y remprendemos la marcha (12.03 h). El próximo objetivo es el Mallo de Acherito, cuarta y última cumbre de la excursión. También la mas difícil…Nos corroe la curiosidad por conocer la subida por su vertiente NO, de la que no sabemos gran cosa. Un descenso cómodo y rápido por laderas herbosas nos lleva al collado de Sobarcal (12.10 h, 2176 m). Sin detenernos remontamos un lomo de hierba y piedras y alcanzamos un cordal herboso, amplio y poco empinado, que muere en las pedreras situadas bajo la cara norte del Acherito. A nuestras espaldas, el pico Sobarcal presenta un aspecto magnífico. Un sendero asciende suavemente en diagonal por esta ladera y, tras pasar justo por debajo del espolón rocoso que separa las caras N y NO, nos deja al pie de esta última (12.23 h, 2241 m).

El ascenso de la cara NO empieza por una amplia canal muy inclinada formada por bandas rocosas separadas por pequeñas terrazas y canales repletas de pedrera. La subida es sencilla, pero delicada por el riesgo de caída de piedras. Echamos de menos el casco y agradecemos estar solos. Con gente por delante este lugar sería peligroso. Apoyando las manos de cuando en cuando, salvamos este tramo y alcanzamos una repisa pedregosa al pie de unas losas muy derechas. Seguimos por la misma a la derecha unos metros, hasta encontrar otra repisa que nos permite volver fácilmente a la izquierda y situarnos en el centro de la canal. Aquí empieza propiamente la trepada.

Primero escalamos un breve tramo casi vertical (buenos agarres, I) que nos deja en una nueva repisa discontinua y estrecha. La seguimos a la derecha con unos metros de flanqueo fácil pero algo expuesto. Después giramos a la izquierda para remontar una pared inclinada con multitud de acanaladuras, que al estar cargadas de piedras sueltas e inestables, es mejor no aprovechar. La trepada, de una veintena de metros, nos es difícil (I+/II) pero al ser en parte en adherencia pide calma y cautela. El terreno algo aéreo y expuesto aumenta la sensación de dificultad. Encarna sigue mis pasos concentrada. Se expresión es grave y respira aceleradamente, soplando de cuando en cuando. El paso le da yuyu y se siente insegura. Deberíamos haber traído la cuerda…

Tras dejar atrás este tramo (el mas difícil de la excursión), el terreno se tumba y es más fácil. Pero al seguir siendo descompuesto continua pidiendo atención. Un largo flanqueo ascendente a la derecha, enlazando cornisas pedregosas con algún breve paso rocoso, nos saca de la canal y conduce a una ladera menos pendiente y pedregosa. La remontamos con un ascenso en diagonal a la izquierda que finaliza en el cordal occidental de la montaña ya cerca de la cima del Mallo de Acherito, que alcanzamos poco después (12.56 h, 2374 m).

La tensión del ascenso se relaja. Explota el júbilo, la alegría y la satisfacción. Besos, abrazos, felicitaciones… Le digo a mi mujer que ahora que conocemos la subida, será mucho mas fácil encararla de bajada. Al principio se traga la trola y me mira con expresión de odio y sorpresa. Cuando ve que me río y comprende que le he gastado un broma, todo vuelve a la normalidad…

Al igual que en las otras cimas que hoy hemos ascendido, las vistas desde el Acherito son inmensas. Disfrutamos de la mismas mientras hacemos una buena parada en la cumbre. El día es espléndido, la temperatura agradable y lo que nos queda es una larga pero agradable caminata. No hay prisa… Tras media hora de relajo abandonamos la cumbre (13.25 h).

Un sendero marcado con hitos desciende por la amplia y empinada vertiente SO del Mallo Acherito y nos conduce fácilmente a la collada del Huerto de Acherito (13.44 h, 2137 m). Entonces giramos a la derecha para seguir el camino,  marcado y bien descrito en las guías y en numerosas entradas de Internet, que pasando por las Foyas del Ingeniero (14.27 h, 1790 m) y el barranco de Petrachema (14.46 h, 1590 m) nos lleva por rincones de postal hacia el refugio de Linza. Ya muy abajo, cuando el barranco de Petrachema se convierte en una avenida de prados, nos detenemos en un arroyo para comer y refrescarnos (15.07-15.34 h, 1432 m). Media horita mas de agradable caminata y llegamos al refugio (16.00 h).

Aquí acaba la última excursión de nuestra estancia veraniega en estas montañas tan bonitas. Mañana volveremos a casa con el saco lleno de recuerdos, sensaciones y paisajes. También con proyectos de rutas por estos lares que se han quedado en el tintero y que esperamos realizar en el futuro. Volveremos…

Fotografias
(Pulsar sobre la fotografia para acceder al albún Picasa)


EniEn- 2015                  

4 comentarios:

  1. Hola Enric y Encarna.

    Gran ruta por una de las zonas que considero más vistosas del Pirineo, nosotros no la hemos descubierto hasta este año, cuando fuimos al Castillo d'Acher (podéis leer la crónica en mi blog), siempre nos íbamos a Pirineos digamos más altos y "comerciales", y esta zona tiene un potencial tremendo, de hecho, la primera invernal para 2016 será el Petrachema, ya quería haber ido este año, pero al final nos decantamos por el Bastiments.
    Lo dicho, una gran ruta y una gran descripción de ella, me gusta vuestro blog.

    Un saludo desde Castelló!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracia Dani.
    Realmente es una ruta fantástica
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades por esas ascensiones y esas vacaciones Navarra-Huesca!

    Al Acherito nunca he subido por ahí y hasta hoy nunca había encontrado bien descrita la ascensión.

    Un abrazo,


    Fern

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando. Te recomendamos fervietemente esta ruta. Es de las de disfrutar...
      Un abrazo

      Eliminar